sábado, 4 de febrero de 2012

"Coquetes de Sagí" o de San Blas


También llamadas coquetas de San Blas.
¿Como estáis chicas?

Hoy os traigo una receta típica de la zona donde yo vivo, esta en concreto la he sacado del libro “La pastisseria típica Tortosina” de Pere Llupià i Vidiella. Aquí en Tortosa, el día de San Blas todos los hornos y pastelerías llenan sus escaparates con estas tradicionales coquetas.

Cuenta la leyenda que estando prisionero San Blas lo trasladaron a Sebaste (actual Sivas, Armenia), y en el traslado una madre le presento a su hijo moribundo a causa de una espina atravesada en la garganta pidiéndole que lo curase. Compadecido el Santo,  impuso la mano sobre el niño agonizante, le hizo la señal de la cruz a la garganta i devolvió el niño a su madre sano y salvo. Es por eso, que San Blas es venerado como patrón de las enfermedades de garganta y por eso a las coquetas se les hace una cruz y se las lleva a bendecir.


La diferencia de la receta de la coqueta de Sant Blai a la de Sagí (manteca de cerdo) es la cantidad de manteca que lleva. Yo me he decidido por las de sagí que podemos encontrar todo el año en todos los hornos de la comarca en forma de corazones o estrellas.

Y después de un poco de historia vayamos ya con la receta:

Ingredientes:

• 2 huevos
• 200 gr. de manteca de cerdo (sagí)
• 200 gr. de azúcar.
• 400 gr. de harina tamizada
• 1 sobre de cada color de gaseosa
• Ralladura de 1 limón
• Azúcar para espolvorear

Preparación:

Es muy sencilla, amasamos los ingredientes todos juntos hasta formar la masa. Después estiramos con el rodillo y les damos la forma deseada. Precalentamos el horno a 180º y horneamos unos 15 minutos.

Como veis en la foto hay unas redonditas, esta es la forma que tienen las típicas “coquetas de Sant Blai” y se forman cogiendo una bolita del tamaño de una avellana grandota y con los dedos le damos forma redondita. La pondremos encima de la bandeja del horno y la aplanamos al mismo tiempo que la marcaremos con un sello especial en forma de cruz.

Mariall

1 comentario:

Ana (a-freir-esparragos) dijo...

Me ha encantado la historia. El otro día escuché que era el día de San Blas, pero no sabía nada de la historia. Tienen una pinta estupenda estas galletas. Me apunto la receta que me gustan mucho las recetas típicas, con historia. Te han quedadon buenísimas! Que pena que ha estas no les pueda hincar el diente ya :) En cuando pueda me pongo a ello!